Archivos Mensuales: enero 2012

Sin apósitos

Las heridas se curan al aire. Tapar el mal no hace que desaparezca, sino todo lo contrario. Permanecerá en el mismo estado lacerado y húmedo hasta que quitemos la tirita. Por eso son necesarios los libros negros de cualquier disciplina o profesión, porque ponen a la vista los males que sufren, sin ningún tipo de apósito.

La Asociación de la Prensa de Madrid, en colaboración con la Cátedra UNESCO de Comunicación de la Universidad de Málaga, acaba de colgar en la web el Libro negro del periodismo en España, escrito por Bernardo Díaz Nosty, Catedrático de Periodismo de la Universidad de Málaga, y con ilustraciones de El Roto. En él, se hace un recorrido por los principales problemas que padece la profesión, como son las presiones empresariales, la precariedad laboral, la polarización mediática, la falta de transparencia en las instituciones, el desempleo o la ausencia normativa.

Se presta atención, además, a la formación de los futuros periodistas, cuestión sobre la que reflexioné en la anterior entrada de este blog y sobre la que quiero detenerme de nuevo. Además de los datos arrojados por Díaz Nosty, el citado Libro negro incluye un artículo de opinión, titulado “Periodismo: formación desorientada”, de Miquel de Moragas, Catedrático de Comunicación de la Universidad Autónoma de Barcelona, del que quiero compartir algunos párrafos de interés y cuya lectura completa recomiendo:

Según informaciones recogidas en fuentes de la agencia de evaluación ANECA, en España llegaron a ser 47 las universidades que ofrecieron estu­dios de comunicación en el curso 2010-2011: 41 grados en Periodismo, 36 en Comunicación Audiovisual, 30 en Publicidad y Relaciones Públicas y 12 más en otras especialidades; en total, 119 grados. Aparte de esto, destaca una oferta variopinta de hasta 82 másteres oficiales. […]

El incremento de la demanda de estudios de Comunicación entre las nuevas generaciones que acceden a la Universidad es indiscutible, pero esto no justifica que la Universidad siga dando más de lo mismo, sino que esta demanda debe analizarse con rigor y de forma crítica. […]

La apelación al incremento de mediaciones comunicativas derivadas de la digitalización y de la globalización debería resolverse en otros parámetros formativos, más abiertos, menos mediocéntricos, en una reinvención de los estudios de Comunicación que quedaría muy lejos de la actual reiteración de rutinas y más cerca de la comunicación entendida como una “posdisci­plina”, ejemplo paradigmático de las nuevas tendencias sin fronteras de la investigación social.

Etiquetado , , , ,