Mi nueva ciudad

Logroño huele a castañas asadas. Logroño es una cortina de niebla extendida, desvergonzada, a ambas orillas del Ebro, que mantiene una relación con el sol inversamente proporcional. Logroño posee un frío certero, que te mantiene despierto pero que no te hace caminar más deprisa. Logroño está habitada por peatones que respetan los semáforos, por ciclistas que ruedan despacio por sus amplias aceras, por señoras bien peinadas que sacan a sus padres y madres en sillas de ruedas a pasear, muy abrigados, con manta, manoplas y bufanda, por la Gran Vía. Logroño cobija numerosos coches de alta gama, largas berlinas conducidas por madres y padres y que circulan sigilosas por sus avenidas. Logroño se maquilla con albañiles que silban sobre los andamios. Logroño es mi nueva ciudad y UNIR, mi nuevo reto profesional.

 
Puente de piedra

Kurtxio (CC BY 2.0)

Anuncios
Etiquetado ,

Un pensamiento en “Mi nueva ciudad

  1. Qué ganas de ir a verte!!! Disfruta mucho de tu nuevo destino!! Un beso grande!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: